ROR

sábado, 11 de marzo de 2017

¿Es difícil estudiar una maestría?


Cuando vamos a hacer algo nuevo, generalmente ponemos mucho énfasis en identificar previamente la dificultad para hacer algo, lo cual es evidencia de que tenemos miedo y ponemos resistencia a nuevas actividades y cambios de paradigmas.

Cuando no sabemos hacer algo, simplemente ponemos atención y énfasis en aprender a hacerlo bien, así es una maestría.

La dificultad o facilidad de una maestría presencial o de una maestría en línea depende mucho de la organización que tengamos, el empeño que pongamos de nuestra parte y el tiempo que destinemos para ello.

Una maestría lleva mucha inversión en cuanto a tiempo se refiere, pues es necesario leer mucho, una actividad que consume mucho tiempo, pues no solo se trata de leer, sino de entender, analizar, resumir ideas y poder explicar lo que se lee, hay que tener en cuenta que mucha de la literatura del estado del arte se encuentra en inglés.

Además una maestría requiere de sacrificios de diversión, por ejemplo, quizás no vas a poder salir los fines de semana a fiestas por tener que hacer las tareas o avances de tus cursos, o no vas a poder ir en las noches al cine debido a que tienes que realizar entregables y reportes ara el siguiente día.

Si el área en la que estas, y los objetivos de la maestría en específico que vas a realizar te son familiares o al menos la temática te llama la atención, pues entonces la dificultad es la misma.

Si no tienes resistencia al cambio, si eres paciente y puedes trabajar bajo presión, pues entonces una maestría es menos difícil de lo que te imaginabas.

Lo mejor sería entrevistar a alumnos que ya están cursando estos estudios, así podrías tener las experiencias de otras personas y poder cuantificar la magnitud de la dificultad de lo que puedes enfrentar.